¿Por qué no tienes que encontrar tu pasión para saber qué carrera estudiar?

Publicado el 3 de abril del 2018 en: Metas & Sueños

Últimamente, he tenido muchas conversaciones con amigas, amigos y jóvenes en diferentes escuelas, que viven estresados porque no han encontrado “su pasión”. Esa obsesión con encontrar “nuestra pasión” se está volviendo incluso un impedimento para tomar acción sobre el futuro, y lo grave es que la principal frustración de las personas ya no sólo es cómo vivir de su pasión, sino que no saben cuál es esa pasión que tanto persiguen.

Hace poco tiempo, esa frustración se limitaba a los adultos en el ámbito laboral, pero rápidamente está alcanzando a jóvenes todavía más jóvenes, apenas en edad escolar, que se están enfrentando a la de por sí estresante experiencia de elegir qué carrera estudiar.

Alrededor del tema de la pasión existen muchos mitos que es necesario aclarar, para empezar, les comparto tres razones por las que, desde mi perspectiva, no es necesario descubrir tu pasión para elegir qué carrera estudiar.

1.Tratar de encontrar “tu pasión” genera presión innecesaria.

Elegir qué carrera estudiar siempre ha sido un proceso estresante, pero conforme el mundo avanza, se ha vuelto cada vez más. Uno de los factores es la amplísima oferta de carreras que las universidades ofrecen actualmente. Si antes existía, por ejemplo, administración de empresas, hoy existen administración de empresas de la hospitalidad, administración de empresas del entretenimiento, de restaurantes, de escuelas y quién sabe cuántas versiones más. Lo mismo pasa con muchas otras carreras, además de todas las opciones de especialización y de aplicación en el mundo laboral. Es un hecho que entre más opciones tenemos, más se nos dificulta decidir.

Otro factor es la constante presión para ser exitosos, ya no sólo por parte de los padres, sino también de otros medios como las redes sociales. La narrativa actual de la productividad, el emprendimiento, el ser tu propio jefe y mensajes similares, han puesto en los jóvenes (desde en bachillerato, hasta en el mundo laboral), la expectativa de una vara demasiado alta que a veces parece imposible de alcanzar.

Si ya de por si es estresante elegir qué carrera estudiar, no hay que añadirle una presión más (que además es innecesaria). Salvo en contadas excepciones, la prepa no es el momento de descubrir nuestra pasión.

Lo cual me lleva al siguiente punto.

2.No te puede apasionar algo que no conoces.

Cuando decidí que quería estudiar diseño gráfico, iba en segundo o tercero de secundaria. Sé que soy un caso raro y que la mayoría no descubre qué quiere estudiar desde tan joven, pero no elegí el diseño porque me apasionara, simplemente me gustaba la idea de convertirme en diseñadora.

Había estado en clases de pintura desde que era niña y me gustaba mucho dibujar. La elección de diseño gráfico fue, de cierto modo, simplemente práctica: se me antojaba estudiar arte, pero me daba miedo no poder vivir de eso, entonces elegí una carrera que, según yo, se asemejaba al arte pero tenía más campo laboral. Lo que me acabó de convencer fue una cita que tuve con la coordinadora de la carrera en la universidad donde eventualmente estudiaría: me enseñó algunos trabajos de sus alumnos y también quise hacer trabajos como esos.

Decidí estudiar diseño no porque me pareciera apasionante, sino porque los trabajos de los alumnos se me hicieron bien padres. Así de profunda fue mi decisión.

Mi carrera me empezó a apasionar conforme fue pasando el tiempo, entre más clases tomaba, más la entendía, la exploraba, la conocía. Entre más me enamoraba no sólo de los trabajos que hacía, sino del proceso para llegar a ellos.

No nos puede apasionar algo que no conocemos. Por eso, basar la decisión de qué carrera estudiar en “cuál nos apasiona”, es imposible. La respuesta es decidir qué carrera estudiar simplemente por lo que nos gusta o nos interesa. Eventualmente, con el tiempo, puede nacer la pasión.

3.Nuestras pasiones cambian con el tiempo.

Como les platiqué en el punto anterior, entré a estudiar diseño gráfico porque me gustaba dibujar, pero conforme fui avanzando en mi carrera, fui descubriendo que el diseño era mucho más que eso. (De hecho, dibujar es sólo una pequeña parte de la carrera).

El diseño gráfico es una disciplina con muchas especialidades y aplicaciones; me gustaban muchas de las clases que tomaba y durante mi paso por la universidad, debo haber cambiado de idea un millón de veces sobre el área en la que querría especializarme. El primer día de clases me presenté diciendo que quería dedicarme a la publicidad, pero con cada clase que tomaba, cambiaba de idea: cuando tomé cartel, quise ser cartelista, cuando tomé tipografía, quise ser tipógrafa, cuando tomé identidad, me quise dedicar al branding, etc.

Cuando empecé mi blog en el 2015, me volvió a apasionar el oficio de escribir y me empecé a inclinar más hacia la idea de convertirme en escritora freelance. Después descubrí el desarrollo humano y esa área de estudio me empezó a apasionar también, aún más que el diseño.

Hay muchas cosas que me emocionan y conforme pasa el tiempo, añado más y más a la lista. Todas esas cosas que emocionan tienen el potencial de convertirse en pasiones. ¡Imagínense si me presionara para elegir una sola!, la presión no me dejaría perseguir ninguno de mis intereses… cuánta riqueza perdería mi vida entonces.
Quienes estén en momento de decidir qué quieren estudiar (o cualquiera qu se sienta bloqueado por la falta de una pasión), recuerden: no se pongan la innecesaria presión de encontrar su pasión, elijan algo simplemente porque les guste o les interese. Después, dedíquense el tiempo necesario para realmente conocer su profesión. Finalmente, permítanse la flexibilidad para enamorarse de muchas cosas diferentes.

Mírenme a mí: estudié diseño gráfico, me apasionó verdaderamente… y ahora tengo una plataforma de desarrollo humano que me apasiona todavía más.

Quiero saber ustedes qué opinan. Si apenas van a empezar a estudiar, escríbanme en los comentarios qué carrera se les antoja y por qué. Si están en la universidad o ya trabajan, cuéntenme qué estudiaron y cómo eligieron su carrera.

¿Tienen dudas o necesitan asesoría sobre el tema? Escríbanme a mariana@elegirlavida.com

2 comentarios sobre “¿Por qué no tienes que encontrar tu pasión para saber qué carrera estudiar?”

Deja un comentario

No se publicará tu e-mail. Campos requeridos marcados con un *.